Google+, crónica de una muerte anunciada