Google ha creado un cementerio con algunos de sus productos “muertos” para celebrar Halloween