Instagram: la red social ha puesto a prueba los mensajes directos en su versión de escritorio