Twitter comienza a desplegar un rediseño en el que pierde importancia el número de seguidores