Twitter e Instagram quieren que el número de seguidores deje de ser relevante, y los efectos pueden ser muy positivos